Blog

Noticias Inmobiliaria

Unas 4.000 familias se benefician del alquiler social del FSV

El FSV lleva desde 2013 gestionando alquiler social para personas desahuciadas. Hasta ahora han sido unas 4.000 familias las beneficiadas por el programa, pero ¿quién lo conoce? ¿cómo funciona? .. Las respuestas aquí abajo.

El Fondo Social de Viviendas (FSV) nació en enero de 2013 como parte del paquete de medidas urgentes aprobado por el Gobierno para ayudar a familias desahuciadas por impago de hipoteca. Oferta alquiler social a estas personas que se encuentran en riesgo de exclusión social.

Desde entonces hasta ahora han sido unas 4.000 familias las que se han beneficiado del programa que ha cobrado protagonismo estos días a raíz del acuerdo PSOE-Ciudadanos donde también se apuesta por el alquiler social. ¿Se mantendrá el FSV si hay cambio de Gobierno o mutará con nuevo nombre y principios similares?

 

Piso por 150€ al mes, pero ¿quién lo sabe?

La nueva web del FSV anuncia que ya está gestionando 9.866 viviendas sociales y que espera haber asignado la mayor parte de sus 5.892 viviendas con las que nació el Fondo para principios de este año. Por ahora han sido 4.000 familias las beneficiadas por el programa.

El precio de viviendas ofertadas en alquiler social por el FSV va de los 150€ a los 400€ mensuales con un límite máximo del 30% de los ingresos netos totales de la unidad familiar. Las viviendas han sido cedidas por 29 entidades financieras a raíz del Real Decreto-ley 27/2012, de 15 de noviembre, de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios.

Pero lo que tienen los Reales Decretos y burocracias es que los conocen los políticos y funcionarios pero, en demasiadas ocasiones, no llegan al gran público. Las familias desahuciadas que podrían necesitar estas viviendas no saben que pueden pedirlas. La Defensora del Pueblo ya resalta que ha recibido quejas de ciudadanos que “desconocían la posibilidad de acudir al mecanismo del Fondo Social de Viviendas. Y recomienda “impulsar una mejor información sobre el mismo, ya directamente por las autoridades públicas, ya indicando a las entidades bancarias participantes que adopten las medidas precisas para un mayor conocimiento por los ciudadanos de acogerse a esta posibilidad.”

Y parece ser que su sugerencia no cayó en saco roto porque en el informe de 2015 de la Defensora del Pueblo se indica que el FSV “ha acelerado la asignación de sus pisos tras poner en marcha la sugerencia del Defensor del Pueblo de dar una mayor difusión a la oferta y posibilidades del fondo.”

famila-inquilinos-en-piso-en-alquiler

Quiénes pueden acceder al alquiler social del FSV

Las personas que hayan sido desalojadas de su vivienda habitual a partir del 31 de diciembre de 2007 y estén en situación de especial vulnerabilidad social pueden acudir al FSV. Para acceder a alguna de sus viviendas en régimen de alquiler social deben cumplir las siguientes condiciones:

A.- Que hayan perdido su vivienda habitual con posterioridad al 31 de diciembre de 2007 a favor de alguna de las entidades de crédito firmantes del Convenio por alguna de las siguientes causas:

1º Desalojo consecuencia de una demanda de ejecución, por impago de un préstamo hipotecario o, conforme a lo dispuesto en la cláusula segunda, de un préstamo no hipotecario.

2º Procedimiento de ejecución hipotecaria que hubiese culminado con la adjudicación de la vivienda, pero que no haya dado lugar al desalojo efectivo de la misma.

3º Dación en pago de un préstamo hipotecario.

B.- Que, en el momento de presentación de la solicitud, se encuentre en las circunstancias siguientes:

1º Que el conjunto de los ingresos del solicitante y, en su caso, de los miembros de su unidad familiar no supere el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM anual (14 pagas) de 2015: 7.455,14 euros/año).

2º Que ni el solicitante ni, en su caso, ninguno de los miembros de su unidad familiar disponga de vivienda en propiedad o de un derecho de usufructo sobre una vivienda.

C.- Que se encuentre en un supuesto de especial vulnerabilidad. A tal fin se entenderán como tales cualquiera de los siguientes:

1º Unidad familiar con hijos menores de edad.

2º Unidad familiar monoparental con dos o más hijos a cargo.

3º Unidad familiar en la que alguno de sus miembros tenga declarada discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral.

4º Unidad familiar en la que el deudor hipotecario que haya perdido su vivienda se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones por desempleo.

5º Unidad familiar con la que convivan, en la misma vivienda, una o más personas que estén unidas con el titular de la hipoteca cuyo impago produjo la pérdida de la vivienda o su cónyuge por vínculo de parentesco hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, y en la cual alguno de sus miembros se encuentre en situación personal de discapacidad, dependencia o enfermedad grave que le incapacite acreditadamente de forma temporal o permanente para realizar una actividad laboral.

6º Unidad familiar en la que exista alguna víctima de violencia de género, conforme a lo establecido en la legislación vigente.

7º Personas en situación de dependencia o con discapacidad para las que la vivienda supone, de acuerdo con el informe de los servicios sociales competentes para verificar tales situaciones, un activo indispensable para el mantenimiento de su inclusión social y autonomía.

8º Personas mayores de sesenta años.

9º Personas en situación de prejubilación o jubilación que mediante aval hayan asumido las deudas de sus hijos o nietos.

10º Otras personas o unidades familiares con circunstancias devulnerabilidad social distintas de las anteriores que sean detectadas por parte de las entidades de crédito, los servicios sociales municipales o las organizaciones no gubernamentales encuadradas en la Plataforma del Tercer Sector y debidamente justificadas ante las entidades de crédito, para las que la vivienda supone, de acuerdo con el informe de los servicios sociales competentes para verificar tales situaciones, un activo indispensable para el mantenimiento de su inclusión social.

¿Cumples los requisitos y quieres solicitar tu alquiler social? Pulsa aquí, busca tu piso y solicítalo.

Cómo se priorizan las solicitudes recibidas

Las solicitudes que llegan al FSV se priorizan teniendo en cuenta los supuestos que agravan la vulnerabilidad. Se consideran criterios de priorización los siguientes:

A.- Concurrencia de supuestos del Convenio. Cuántos más supuestos concurran, mayor prioridad.

B.- Número de miembros de la unidad familiar. A mayor número de miembros, mayor prioridad.

C.- Ingresos netos de la unidad familiar. A menores ingresos, mayor prioridad.

D.- Otros criterios como el grado de discapacidad, dependencia u otras condiciones que se detallen en los informes presentados por los servicios sociales se considerarán adicionalmente en el proceso de priorización de solicitudes.

Pedro-Sánchez-y-Alber-Rivera

La fecha de caducidad del FSV

El FSV se creó en enero de 2013 con 5.892 viviendas aportadas por las entidades financieras que suscribieron originalmente el convenio y tenía fecha de caducidad. Expiraba a los dos años de su constitución, pero ya estamos en 2016 y el FSV sigue vivo. Se prorrogó su vida dos años más, hasta enero de 2017.

Y desde el inicio hasta ahora se ha ampliado en 3.974 el número de pisos a disposición de personas que se han visto afectadas de forma especial por la crisis y que no pueden pagar su hipoteca. Suman así 9.866 viviendas aportadas por 29 entidades financieras.

El acuerdo recientemente firmado por PSOE y Ciudadanos de cara al debate de investidura de Pedro Sánchez (PSOE) como presidente del Gobierno, incluía también el alquiler social como uno de sus puntos.

Concretamente dice: “Reconocer el derecho de las personas que hayan perdido su vivienda como consecuencia de una situación de insolvencia sobrevenida en un procedimiento de desahucio a que se les facilite una vivienda en régimen de alquiler social a un precio acorde a sus circunstancias económicas y familiares y, en su caso, a un plan de rescate personal sobre la deuda pendiente que mantengan, que no debe superar el 30% de sus ingresos.

¿Será el FSV una solución aceptable para el nuevo Gobierno si finalmente cambian las caras en el Ejecutivo? ¿O se le mutará el nombre para hacer casi lo mismo pero con distinto color? ¿O se retomará con más fuerza para ser realmente efectivo? Sólo el tiempo nos dará las respuestas.

Fuente: EnAlquiler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.